27/11/10

Carmina de Esperanza Galindo

Otro tipo de creación. La palabra, a veces, surge incontenible, desde el silencio y la música callada. Comparto contigo algunos retazos de esta expresión poética que no he podido contener. Que me perdonen los poetas. No soy profesional de la poesía, pero necesito cantar. "Y no digo mi canción sino a quien conmigo va..."
Este poema abre la serie:


VIVIR, SIEMPRE, VIVIR

Saber que he de morir
y vivir sin saber
ni cuándo, ni cómo, ni por qué;
sí; vivir es morir sin descanso,
regenerarse células
naciéndome en las múltiples
de mi yo partes vitales.

Un día des-esperado
o esperado, quizá,
-¿quién sabe si en su vestido verde
o en el negro traje de la nada?-
mil millones de motas
de mi polvo vital
partirán del alba de mi cuerpo.

Y yo les gritaré
que vivan, sean, vengan:
¡Sustituid a mis células muertas!
Buscarán la aurora de un ser nuevo,
se morirán risueñas;
y mi mundo agradecido
lucirá su don en otra existencia

Cosmos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario