26/3/15

Oir y escuchar. Ver y mirar

Estamos perdiendo niveles de percepción. Y creo que una parte importante puede deberse a la superficialidad con que usamos el lenguaje.
No vemos, no percibimos la belleza o el mensaje de una obra de arte porque no MIRAMOS.
Podríamos empezar a ejercitarnos en la percepción de una manera sencilla: simplemente usando las palabras con atención a lo que significan.
Cuando vamos por la calle hablando con el móvil ante el inminente encuentro con alguien a quien queremos y nos dice "Estoy en la plaza ya, ¿me ves?" No se nos ocurre decirle "No, no te miro", sino "no te veo".
Y, sin embargo, es muy habitual decir "No te escucho". A mí me parecería una falta de educación, ya que "escuchar" implica un interés, una atención voluntaria. Sería como decirle "No me importas nada ni me interesa lo que dices".

Ver/ oir indican la pura percepción fisiológica, mientras que mirar/escuchar suponen una atención, un interés, voluntad de percibir y captar.

Estamos presenciando la muerte de la palabra oir y la disolución del significado de escuchar. Los posibles sinónimos de escuchar (atender, captar, comprender... son específicos de la actividad mental en general, pero escuchar lo es de la actividad-mental-de-percibir con el oido.
Yo puedo oir algo que no quiero. Pero, no puedo escuchar si no pongo en ello mi voluntad de hacerlo.
Podemos oir música ("como el que oye llover") o escuchar la música concreta que he elegido y estoy disfrutando. Puedo "escuchar embelesado", pero no, "oir embelesado"

Puedo ver un cuadro o puedo (sólo si quiero) mirarlo (en latín MiRARE, 'admirar', contemplar).
Ver el artículo http://cvc.cervantes.es/lengua/alhabla/museo_horrores/museo_066.htm

30/11/14

El "cuerpo del dolor" de la mujer

Cartel de la campaña municipal del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Paseando por la calle San Jacinto he visto el cartel de la campaña de este año del 25 de noviembre del Ayuntamiento de Sevilla con motivo  del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
  
Esta obra no ha conseguido ser del gusto de todos. En el cartel destaca un recortable con una mujer en ropa interior, un burka y una prostituta. El lema ("Mal trato") y los dibujos son los ganadores de sendos concursos convocados entre los centros de Enseñanza Secundaria de la ciudad, "para que ellos representen cómo ven la violencia de género"

Se ha pedido la retirada del cartel por racista y fomentar los estereotipos. Pienso que simplemente un cartel es una llamada de atención, una denuncia, una forma de provocar para obligar a la reflexión. Y pienso también que esos dos estereotipos reflejan acertadamente dos símbolos. Símbolos de utilización de la mujer y de dominación.

Imagenes de la Madre Dolorosa

Poco después en una cafetería del corazón de Triana veo, como en tantas cafeterías de Sevilla, dos imágenes de la Esperanza de Triana.
Me pregunto por qué en esta tierra otro gran símbolo, el de la Madre Dolorosa inunda el corazón colectivo y permanece más y más fuerte en la sensibilidad y espiritualidad colectiva. ¿Por qué esa madre inundada de lágrimas y dolor? ¿Por qué esa imagen es a la vez nuestra Reina?

Diría Jung que es un símbolo y un arquetipo y que sirve probablemente al proceso de individuación del creyente o devoto.

Aunque no sé si este creyente busca ese proceso de individuación o más bien se siente inserto en ese cuerpo del dolor que durante más de 20 siglos ha tratado de interpretarse gracias al rito y al símbolo.

Dejaré esta reflexión del proceso de individuación junguiano para otro día. Ahora quiero reflejar ese asombro ante la fascinación que tenemos ante la imagen dolorosa, esa madre joven atravesada por 7 espadas de dolor, ya profetizada por el anciano Simeón a María, el día de la presentación de Jesús en el templo (“Una espada te traspasará el alma” (Lc 2, 27-35). Fascinación y sentido trascendente de la cruz, esa realidad paradójica por la que el cristiano obtiene el sentido del dolor y la muerte en su vida.
Esperanza Galindo: Esperanza de Triana 
(1998. Clorotinta sobre papel acuarela,  26x19 cm
Me pregunto si esa imagen no representa el cuerpo del dolor colectivo y trascendido en el rito, en la fiesta; porque se festeja la muerte y el dolor; se busca la estética hasta en los mínimos detalles. Las lágrimas y el sufrimiento son parte esencial de la iconografía.

¿Y cómo sirve, si es que sirve, esa representación del cuerpo del dolor?
Recomiendo para empezar a reflexionar el libro de Eckart Tolle Una nueva tierra.

16/10/13

Miquel Barceló explora ahora con lejía

Miquel Barceló es de los artistas que prefieren no copiarse a sí mismos, sino reinventarse y explorar nuevos caminos, cosa que valoro, por mucho que los galeristas busquen tanto conocer al artista en su obra que abominan de que el creador cree realmente. 
"Las Acquavella Galleries de Nueva York presentan, hasta el 22 de noviembre, una selección de trabajos recientes de Miquel Barceló en la que es la primera muestra individual de este artista en Estados Unidos en una década. Se exhiben dos series: una de pinturas táctiles de tonalidades blancas y otra de oscuros retratos elaborados en lienzos de lino, algodón y terciopelo con lejía, tiza y carbón de leña" (Masdearte.com)
Como se ve por las imágenes, la preocupación por la forma es escasa; así como por la luz o claroscuro. Se conforma con una especie de art brut.

Retrato con lejía de Marcella, la hija del artista. 'Marcella'. 2012. Lejía, tiza y carboncillo sobre lino. 75 x 54 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2012. Fotografía ©: André Morin. 2013.


Barceló lleva varios años trabajando en sus 'retratos de lejía'. 'Dore'. 2013. Lejía, tiza y carboncillo sobre terciopelo. 155 x 91 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2013. Fotografía©: André Morin. 2013.

Yo llevo trabajando con lejía desde 1997 y escribí un artículo sobre mi técnica en 2002 para PlanetadAgostini, que denominé Clorotinta, ya que uso tinta y lejía. Barceló usa tejidos fácilmente decolorables; y yo, un papel especial que soporta bien el agua y la lejía. Abajo se pueden ver algunas  obras de este estilo

Luz de la Alhambra (2007). Clorotinta. Colección Cajasol.
Gitana (1999) Clorotinta. 
Para saber más y ver numerosos dibujos: sobre la técnicaretratos, flamenco, Granada

Mis primeras obras a la clorotinta son de Paisaje segoviano de 1997

20/4/13

El silencio de la creación

Siento no ser una bloguera muy activa. En realidad el blog es, para mí, una forma de comunicar de vez en cuando algunas de las cosas que hago.
Pero, cuando pasan muchas cosas en mi vida, cuando se está gestando algo importante,  prefiero el silencio. Más bien se me impone; pues no puedo comunicar lo que se está gestando; ya llegará el parto.

Sólo adelanto que pronto saldrá una web comercial con mis diseños, fruto de trabajo anterior y aplicación de mis pinturas y dibujos a objetos, a ropa...

Como primicia presento la taza PatinArte; es el diseño de mi cuadro "En grupo" de la serie patinaje

es la marca comercial que va a lanzar diseños personales que irán surgiendo a partir de obra ya existente y nueva. 

1/3/13

Artículo en Crítica y estética

¡QUÉ CULPA TIENEN LAS PALABRAS? CONTRA LA RIDÍCULA OBSESIÓN DEL LENGUAJE ANTISEXISTA

Estoy suscrita a Koinonía, una revista progresista católica americana, porque me encantan sus autores (Leonardo Boff, Casaldáliga, Oscar Romero y muchos más teólogos de la liberación muy buenos.
Pero, en la carta que me envían, aparte del "Saludos, amigos/as" me encuentro con la despedida y reiterativa "Saludos fraterno-sororales del Equipo Koinonía".

Leer más...